Buscar

The Red Door

A veces, la vida

mes

febrero 2016

DE VERDAD DE LA BUENA

Están hablando mal de ti. A tus espaldas... Así empieza la historia de las tres rejas. Cuenta la leyenda que, en cuanto se enteró, fue a casa corriendo a avisarle, pero su amigo le paró y preguntó:
—¿Estás seguro de que lo que vas a contarme es absolutamente cierto? Esta es la primera reja, la verdad.
—Bueno, lo he oído comentar… no.
—Vaya, entonces al menos lo habrás hecho pasar por la segunda reja, que es la bondad. Eso que quieres decirme, ¿es bueno para alguien?
—No, más bien todo lo contrario…
—La última reja es la necesidad. ¿Es necesario que sepa eso que tanto te inquieta contarme?
Por tercera vez, negó, y entonces él sonrió y le dijo:
—Entonces, si no estás seguro de que es verdad, ni bueno, ni necesario, sepultémoslo en el olvido.

A veces viene bien recordar la historia de las tres rejas, cuando entre rumores, dudas y opinólogos toca decidir si eso que vamos a contar es mejor guardárnoslo o no.

Hay mentiras y mentiras y hay medias verdades que matan más que las propias mentiras. Hay más de cien mentiras que quizá a algunos les valgan la pena Seguir leyendo “DE VERDAD DE LA BUENA”

Anuncios

HAY CAFÉS

Para Johnny Cash, el paraíso empezaba por C. La felicidad también. O mejor, por ella. «This morning, with her, having coffee», he said when asked for his definition of paradise.
Para Agnès Martin-Lugand, la gente feliz lee y toma café. Es mi próximo libro.
Y para Balzac o Voltaire ni 50 tazas eran cafeína diaria (o nocturna) suficiente en París.

Con un café se ve el frío desde la ventana. Se empieza el día, o se acaba. Se coge perspectiva. Se descifran enigmas. Y se plantea hasta lo imposible. Hay cafés para llevar que traen casualidades, cafés que firman hasta luegos y otros que rompen acuerdos. Hay cafés para el telediario de las tres, para cuando la vida te pilla, cafés de sobremesas eternas que son un paraíso y otros que inventan esas otras historias.

Dicen que dicen… Dicen de él lo mejor y también lo peor, y a mí que me da igual. Dicen que es antídoto contra la depresión. Sí, sí. Y contra la diabetes, excepto para la abuela, claro, que le pone bien de leche condensada. Dicen que nos cuida Seguir leyendo “HAY CAFÉS”

COMIENDO BONITO… CLONANDO BONITO

comer_14_Marilyn
«Lo que los griegos llaman paradoja, nosotros lo llamamos “cosas que maravillan”», Cicerón. Paradoja=contrario a la opinión.

Supongo que por eso precisamente, porque van contra lo habitual, me hipnotiza la gente creativa, con talento e iniciativa. Gente que se sale del patrón y a lo grande. Tienen ideas maravillosas y mil ganas de hacer las cosas de otra manera. Mi prima (una de ellas) es de esas personas; espero que dentro de poco se cuele aquí con todos sus proyectazos.
Gracias a una de sus newsletters de lunes, aprendí no sólo que en inglés los abdominales se llaman “six-pack”, como el pack de 6 de Mahou, o que nosotras en vez de michelines tenemos “muffin top” (y ellos “love handles”), sino también que hay una cadena de gimnasios de lo más original y polémica por todo Estados Unidos que apuesta por un nuevo modelo de negocio.

Planet Fitness ha encontrado su nicho de mercado en los que no se vuelven en absoluto locos con esto del deporte: los carteles prohíben cualquier comportamiento de macho alfa (dejar caer las pesas en un arrebato de culturismo, gemir haciendo abdominales, beber agua como si fuera el calendario Pirelli…), y si no, salta la alarma (“The Lunk Alarm”; en inglés, “lunkhead” es unineuronal, zoquete). También hay barra libre para calmar los antojos entre abdominal y estiramiento: Seguir leyendo “COMIENDO BONITO… CLONANDO BONITO”

OTRA PERSPECTIVA

A veces tenemos la suerte de que nos cambien los esquemas. Y de la mejor manera, además. En apenas unas horas nos tiran abajo las etiquetas y las primeras falsas impresiones. Creemos que ése con el que nos cruzamos de vez en cuando no será más que eso, hasta que un día la película cambia: si no fuera porque mutuamente nos cuidamos y admiramos, Pat sería una de mis “personas chocolate”. Un de repente de esos que además hacen el pino por la calle.
Sin duda.
Y es que si hago memoria (y no hace tanto), no sé cómo me conoce y me quiere tan bien.

Nos conocimos en mi sitio favorito (y el suyo, volveremos juntas) y un par de libros después, 2 cafés (o pintas), un viaje de alfombra roja (el más vip) improvisado y lo bien que me sienta estar con ella, y ya no quería que se fuese. Ahora nos separan mil quinientos kilómetros y no lo parece. Siguen diciendo por ahí que si somos hermanas… Y es que hay amigos que te hacen mejorar, te ponen los pies en la tierra cuando todo se menea y se alegran más que tú cuando toca. Te entienden a escondidas.

Desde el principio supe que sería uno de los invitados especiales, porque Seguir leyendo “OTRA PERSPECTIVA”

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑