Buscar

The Red Door

A veces, la vida

mes

mayo 2016

SOBRE DECIR ADIÓS

Decía Lorca, en Granada, que se sentía hueco. Bueno, él decía hueco de música y hueco de pasión. Y es que a veces, cuando lo bueno pasa, se queda un vacío ahí que no se llena ni queriendo. Pero también cuando lo malo pasa; no porque nos guste la caña, sino porque después del “adiós oficial”, la vida sigue y no nos espera.
Todos se olvidan.
Y a otra cosa, mariposa.

Adiós a todo y a nada. Hay adioses negros, que van de luto y de duelo y lloran al que ya no veremos ni besaremos ni regañaremos. Hay adioses de ruptura, tú por tu lado y yo por el mío, y adioses de esos que se suben al avión sin billete de vuelta. Otros son adiós con finiquito, o con cambio de aires, y los hay también de mudanza, de cambio, de principio. De lo que se rompe, de lo que ya no está o no tiene vuelta atrás.

Decimos adiós a todo constantemente, a lo bueno y a lo malo, a las estaciones y a las personas, a las semanas y a los cumples. A las etapas, a los ciclos, a los días. Es parte de nosotros.
Decimos adiós y, pese a todo, Seguir leyendo “SOBRE DECIR ADIÓS”

Anuncios

UN AÑO SABÁTICO

Últimamente lo oigo mucho y me preocupa más. No sé si es como eso que contaba un día del cerebro y mi cabeza sólo oye lo que quiere (igual que las embarazadas sólo ven embarazadas) o es que a mi alrededor el planeta está de verdad a punto de implosionar.

No sé en qué momento todos empezaron a colapsar. A llegar a su límite. A querer bajarse un ratito de esto. Ni sé en qué momento me prometí «no estar más vieja, más cansada y más enfurruñada» de aquí a dentro de unos… cinco años. Bueno, ni siquiera mañana.

Siempre he admirado y sentido muchísima curiosidad por esos que viajan solos pero aún más por esos que lo dejan todo. Cómo se deja todo. Cómo te levantas un día y decides que la vida merece más la pena que vivir a medias, aguantar cosas feas, fichar a tiempo en la oficina para tener una nómina o conformarse. Conformarse con la vida que llevas, las personas que la llenan y lo que sientes cuando acaba el día.
Cómo decides un día vender tu coche, dejar tu casa, plantar a tu jefe y hacer una fiesta de despedida por todo lo alto. Con los mejores, con los importantes. Y decirles au revoir! Desaparezcamos por un año… o lo que sea. Que la vida es muy corta y las ganas infinitas.

Al norte de Burdeos, a una región llamada Medoc, se mudó Mimi Thorisson, mitad china, mitad francesa, con su marido islandés y fotógrafo Oddur y sus 7 hijos pequeños (4 en común y 3 anteriores). Seguir leyendo “UN AÑO SABÁTICO”

…Y QUE NO PAREZCA DOMINGO

Corren malos tiempos para los domingos. No nos van los cambios a golpe de calendario. Las despedidas a golpe de porque sí. Volver a empezar cuando se acaban las 7 casillas de la semana y ni hemos llegado a la meta ni nos han comido ni ná. Aunque, bien pensado, peores tiempos corren para ellos. Para los lunes.
Que los principios son cuesta arriba, pero ¿y los finales? Resuenan a nunca más y huelen a c’est fini, a volver a la casilla de salida quieras o no y confiar en que la suma sea alta. O, al menos, suficiente.

A veces las cosas malas suceden para recordarnos qué aspecto tienen las buenas. A veces pasa lo que no pediste y a veces pasa en mayúsculas y no lo ves. A veces hay domingos que no lo parecen. O que parecen verano. Los hay de calles vacías y tardes sombrías, como si se nos cayeran encima. De esos que, a veces, pican y tienen un veneno nostálgico que deja eco. Que hace hueco.

Un domingo cualquiera hay poco de nada pero mucho de todo. Como no hacer nada y hacerlo todo. Desayunos lentos, duchas lentas, despertares muy, muy lentos. Barra libre de Seguir leyendo “…Y QUE NO PAREZCA DOMINGO”

KISS ME, STUPID

amor_old_7_by BBB
«Creo que dos personas que se hacen reír tienen derecho a todo».

 

Una de las peores formas de conjugar el verbo querer es su imperativo. Y seguramente también su participio.

No se trata de querer por querer, ni de hasta el infinito y más allá. No hay hasta la luna y volver ni por siempre jamás. No se trata de flores y bombones para cenar y música de orquesta en cada despertar, ni son unas caderas de escándalo y unos ojos verdes que conjuntar. Tampoco un algo que pasear.

Me dicen que escriba sobre el amor.
Y empiezo a teclear sin sentido… Escribo y todo me suena rosa, cursi, repetitivo. Parece que ya está todo escrito, todo dicho. Ruidos y promesas, poemas y estrategias. Nada y mucho de todo eso. Pero claro, todo parecen clichés, todo me suena a canciones, poesías y libros ya antes escritos. Como si fuera más verdad que nunca que el amor se hace y se siente… pero no se escribe.

Decimos te quiero sin decirlo. A todas horas, cada día.
«Las personas dicen ‘te quiero’ constantemente, querida; cuando dicen ‘avísame al llegar a casa’, o ‘conduce con cuidado’ o ‘te compré el helado que te gusta’». O qué tonto eres. O qué guapa te has puesto. O vuelve pronto. O baila conmigo. Nos reímos y ladeamos Seguir leyendo “KISS ME, STUPID”

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑