Buscar

The Red Door

A veces, la vida

mes

diciembre 2016

ESTE AÑO APRENDÍ

Este año aprendí cosas de las que seguramente no me acordaré, pero que me acompañarán unos años, invisibles a mi lado, enseñándome otras nuevas. Algunas no las olvido, las veo como si estuvieran aquí mismito, y otras las intuyo o las veré cuando toque. Hay otras que, en cambio, se nos escapan sin querer, tan cerca de nosotros que no lo vemos, «como los peces con el agua que los contiene…».

Este año aprendí palabritas en euskera, prometí refrescar mi alemán y soy un poco menos paquete juagando al pádel (¿no?). Aprendí nuevas recetas para chuparse los dedos y aprendí, una vez más, que no hay nada como la constancia. Aprendí de mí, claro, y aprendí de lo que me fui encontrando, supongo que no por casualidad.

Este año aprendí que hay querer, si no, no sirve de nada. Aprendí que no hay nada como Seguir leyendo “ESTE AÑO APRENDÍ”

Anuncios

EY… ¡¡¡GRACIAS!!!

Como el año pasado, este año sólo me apetecía pararme, mirar las luces de aquí al lado, hacer balance y, de alguna manera, decir gracias a todas las personas que han hecho mi 2016 mejor, más sonriente, más lleno, más grande. Tan grande como el 66513, ése es mi premio gordo.

Leí un día que «ser propietario de tanto cariño es toda una responsabilidad». Y 2016 ha estado cargadito de eso a grandes dosis, con personas especiales, abrazos fuertes, sonrisas bonitas, manos a tiempo, viajes inolvidables, cambios que espabilan, momentazos. Regalazos todos. ¡Allá vamos!

Gracias a ti por tus visitas, lecturas, difusiones varias, comentarios, debates. Gracias por tus emails, por las historias, por los puntos que de repente conectan. Gracias a ti, que cada jueves me esperas o me lees con unas ganas que para mí sólo son sinónimo de subidón total. Y gracias a ti por tu libro y a ti por tu arte.
Gracias también al desconocido de mi esquina que Seguir leyendo “EY… ¡¡¡GRACIAS!!!”

SOBRE CINE, TEORÍAS DEL LENGUAJE Y CIENCIA FICCIÓN

La memoria es extraña (y la desmemoria también), no suele funcionar como imaginamos. No sé si el pasado condiciona al presente, o si más bien el presente somete al ayer. El tiempo, dentro de los límites que inevitablemente tiene, nos va ordenando, configurando y colocando. Y me fascina por eso cómo el cerebro, en su capacidad brutal de tantas cosas que se me escapan, es capaz de modelarse, transformarse incluso, según en qué lengua nos comuniquemos.

Recuerdo que una de las primeras ideas que aprendí en la carrera fue que existe una relación entre el concepto que tenemos del mundo y la gramática del lenguaje que hablamos. ¿No es increíble?
En los primeros meses de vida, cuando somos aún bebés, aprendemos a identificar los sonidos de las letras (de nuestra lengua materna) y a descifrar su significado, y así vamos definiéndonos, porque al fin y al cabo la lengua tiene género, tiempo, emociones, memoria, relativismo cultural, idiosincrasia (incluso hegemonía política, ya sabemos). Y porque pensamos en palabras. Tal cual. Seguir leyendo “SOBRE CINE, TEORÍAS DEL LENGUAJE Y CIENCIA FICCIÓN”

VEN Y CÚRAME EL INVIERNO

Fito le cantaba a la primavera y le suplicaba «ven… y cúrame el invierno». Loco trovador, hoy me quedo en casa, en las nubes de tu pelo.

Y Jaime Sabines le escribía al frío…
«Quiero hablar del frío;
el frío es bueno para tomar café,
para acostarse,
para hacer el amor,
para que nos digan “tienes las manos frías”,
para fumar
y para no salir del cuarto.
Para todo lo demás es malo el frío.
Hace frío, quizás el sol en el frío».

Con el frío llega eso y mucho más. Llegan las castañas en casa, con su ritual, su olor a otoño y su sabor a campo. Leer en pijama. Desayunar y volver a la trinchera del nórdico. Ver series en la cama la mañana de un domingo. Y la tarde de un lunes. Una tras otra. Encender el horno, cocinar, venirse arriba y hacer las croquetas más ricas del mundo. Los paseos empapados y hechos una bola de lana. Las hojas secas que Seguir leyendo “VEN Y CÚRAME EL INVIERNO”

ACHUCHONES SOLIDARIOS

Decía Benedetti una de mis frases más bonitas y recordadas… «hay abrazos tan fuertes que te rompen los miedos». Los rompen en mil pedazos, los miedos, los mieditos, los abismos, los fantasmas y lo que haga falta. Abrazos y achuchones de verdad que arreglan cualquier día peleón y se llevan lo malo bien lejos… todo un regalazo.

Hay otras veces en las que esos achuchones van más allá, mucho más allá, y se juntan para conseguir grandes proyectos como éste: la reforma integral por parte de la Fundación Aladina en la UCI del Hospital Niño Jesús de Madrid para adaptarla a los más pequeños y sus familias. En muy poquito será ya una realidad… ¡ENHORABUENA!

La Fundación Aladina está detrás de muchísimas cosas buenas (algunas ya os las conté) y desde 2005 atiende cada año a más de 1.500 niños y adolescentes en los siete hospitales públicos con los que colabora. Su presidente, Paco Arango, quería a principios de los 2000 devolver toda su suerte (en forma de tiempo e inversión) y así fue como empezó todo… visitando hospitales y conociendo niños valientes que le cambiaron la vida pero bien.
Desde entonces, Seguir leyendo “ACHUCHONES SOLIDARIOS”

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑