Buscar

The Red Door

A veces, la vida

mes

enero 2017

LA MAGIA DE LO ABANDONADO

A veces el paso del tiempo nos vuelve un poco locos y nos ponemos terriblemente nostálgicos. Los recuerdos, de repente, vuelven como una musiquilla lejana pero constante y caen pesados sobre nosotros, ya sea porque la lluvia nos pone más bobos, o por estar fuera de casa y echar todo de menos, o por pasar por una etapa de cambios de 180 grados… No sé qué será pero a veces pasa.
Vuelven los 90, Radiohead y lo retro. Vuelve la belle époque. El neoliberalismo.

Decía Allen en su Medianoche en París que eso de «cualquier tiempo pasado fue mejor» sólo intenta hacer la vista gorda con nuestros fantasmas, que se las apañan siempre para volver y hacernos cosquillas cuando menos lo esperamos.
Y es que, con el tiempo, cuando los recuerdos vuelven, nos infunde de pronto un espíritu más benévolo, casi idealizado, que lo cubre todo y nos emborrona la realidad.

Los lugares, las personas y los momentos que dejamos atrás son todo un equipaje emocional que hay que saber llevar. Bien usada, estoy segura de que la nostalgia puede servirnos para crecer, para situarnos, para conocernos, incluso para ser más ligeros y desprendidos… algo así como si el tiempo se nos colase por dentro Seguir leyendo “LA MAGIA DE LO ABANDONADO”

LA CHICA DEL QUINTO

Desde que empecé esta aventura llamada The Red Door en el verano de 2015, decidí que cada cierto número de posts habría un invitado especial que escribiría en mi lugar y tendría su espacio, dejando su trocito y compartiendo algo muy suyo conmigo, con el blog y con todos los que lo leéis. Al principio todo son dudas, mieditos, vértigos, «que no, que de verdad que yo no sé escribir», pero de todos ellos supe que tenían algo que contar; y yo, feliz de que formen parte de esto. ¡Gracias!

Pues bien, hoy hay una nueva invitada especial, la octava ya, y como dice ella «mentiría si dijese…» que alguna vez lo imaginé. Leía su blog, la seguía fielmente, me encantaba (y me encanta), y no sé si antes o después descubrí que además teníamos algo más en común y que si hacía memoria me acordaba perfectamente de ella, con su melenita morena y su dulzura.

Su blog es (y transmite) mucho de todas esas cosas que me gustan. Como ella. Que merece la pena seguro, pone el alma en lo que hace, refresca sentimientos a flor de piel y se entrega a escribir sin máscaras ni filtros. Con ese ritmo suyo que hechiza, esas pausas, esas historias que enganchan, esas reflexiones desde las tripas que encienden bombillitas, esas fotos cuidadas llenas de flores, positivismo y un je ne sais quoi que repite como un eco que lo mejor siempre, siempre está por llegar. Seguir leyendo “LA CHICA DEL QUINTO”

LOS CHICOS DEL CALENDARIO

Cuando mi ex me dejó, me convertí en Judy Garland versión siglo XXI. Mi vida pasó a ser en blanco y negro, rodeada de restos de pizza, cleenex petrificados y escenas tan teatreras que eran perfectamente dignas de los 50, con golpes de pecho, puños en alto y todo muy lacrimógeno, en definitiva. Lo sé, sé lo que algunos pensaréis de mí, habrá incluso quien quiera recetarme una lobotomía para curarme de mi adicción patológica a la vida de cine, a los dramas, al show. Me llaman excéntrica, me tildan de loca. No lo dudo.

La verdad es que desde aquel mes de enero, nada volvió a ser igual. Yo misma no volví a ser igual. Podría haberme dado por la ópera, el boxeo o las compras compulsivas, pero así es la vida, ¿no? No puedo decir que no me lo avisasen, que no me hablasen de las famosas fases de súplica, locura, indiferencia y adaptación. Pero la pena se engancha si la dejas que te enganche. Cerré la puerta de casa, me abastecí de provisiones, hidratos y todos los vicios que supe encontrar para más tiempo del que podrían ustedes imaginar, y alquilé de la A a la Z todas las películas y documentales que mi cabeza y sobre todo mi DVD fueron capaces de soportar.
Hubo muchos, tantos como meses. Tantos como historias, Seguir leyendo “LOS CHICOS DEL CALENDARIO”

2017: QUE EMPIECE EL SHOW

Decía hace un año que los principios son de las cosas más jodidas que hay. Bonitas también. Peeero… qué difíciles a veces. Eso es así. Volver a empezar, esta vez a golpe de calendario. Volver a (re)aprender, a plantar cara al miedo, a ir a ciegas. Volver a volver. Volver a dar primeros pasos, a echar de menos el verano pero también la Navidad, volver a morirnos de frío y luego a derretirnos sobre el asfalto, volver a soplar velas, a pedir deseos, a cumplir sueños, volver a llenar listas y volver a dibujar un horizonte para este año… que al final hará lo que le apetezca!! Como tiene que ser.

Estos días tengo una visión que no se me va de la cabeza: llega enero y empieza un nuevo año, y nosotros le recibimos un poco a ciegas, como viejas glorias que se debaten a partes iguales entre el miedo y la novedad, con ganas de más pero temerosos de que el año nuevo arrase y se nos lleve algo nuestro. Vedetes derrotadas, inseparables de los cleenex y hechas jirones que recuerdan que nunca seremos tan jóvenes como hoy… Purito colágeno hecho trizas y vapuleado de tanta party, claro. Que nos va el folclore, eso es así. Y después de los días de living la vida loca, sobredosis de comidas, aperitivos, cenas y recenas, y por supuesto brindis y roscones y más brindis y más roscones, Seguir leyendo “2017: QUE EMPIECE EL SHOW”

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑