Buscar

The Red Door

A veces, la vida

mes

marzo 2017

SOMOS ESE MOVIMIENTO

Dice mi amiga Andrea que somos fuente inagotable de energía, de movimiento, de capacidad de hacer girar todo esto de la mejor manera y con el mejor espíritu posibles. Y eso me encanta y me llena a mí de esa energía. Ella es otra de esas amigas trotamundos que los de aquí echamos de menos y que están siempre poniéndose retos, buscando más allá de la propia islita, evolucionando. Ahora toca Noruega, pero hace bien poco fueron Alemania, la India, Irlanda y Europa entera. Y de cada uno de ellos creo que se ha traído un trocito, un algo único, un desayuno de esos que le vuelven loca, una foto de esas que me enamoran por especiales, un momento, una decisión, una fuerza, un cambio de rumbo.

De ella admiro la fuerza que tiene, esa garra tan suya que es a la vez pura alegría, vitalidad y sonrisas. Admiro de ella todo lo buenísimo que contagia, cómo impulsa lo que haga falta y pelea cada causa, cómo se atreve con todo sabiendo que en alguna de esas esquinas tiene que dar con algo maravilloso, y si no, se las apaña para que así sea. Seguro.
Creo además que todo lo bueno que nos une viene de Barretstown, ese lugar en el que he aprendido, vivido y disfrutado como en ningún otro; creo que ella igual.

Os dejo ya con esta preciosa reflexión de Andrea, Seguir leyendo “SOMOS ESE MOVIMIENTO”

Anuncios

LIBERTAD INTERIOR BRUTA

Cuando el pasado verano leí por fin Libertad (la aclamada novela del revolucionario Jonathan Franzen) me llamó la atención una frase que muchos personajes repetían: «Pobres los Berglund, creo que aún no han aprendido a vivir». Y digo yo, ¿cómo se hace eso? Cómo sabemos de qué va la vida, la felicidad, el éxito, los pasos que damos. Cómo sabemos qué debemos hacer en cada momento: cuándo huir, cuándo aguantar el tirón, cuándo plantarse. Creo que de eso aprendí mucho el año pasado, y qué difícil!! Y creo que más bien venimos sin manual de instrucciones, dedicándonos a aprender por el camino y a ir cogiendo el ritmo del baile, cada uno a su manera, cada uno con sus pasitos (o pasotes). A eso hemos venido.

La novela de Franzen me encantó y la recomiendo. Sobre todo porque nos habla de quiénes somos, de nuestra parte desconocida, oscura u oculta, y de cómo nos debatimos todos entre lo que se espera de nosotros y lo que realmente queremos. No es un libro facilón para leer entre sagas (bobas) de vampiros y Greys; va mucho más allá, con un trasfondo político brutal que se deja intuir, con personajes íntimos y complejos que se entrelazan, y con una clara reivindicación a no amenazar la libertad. En cualquiera de sus formas.

Y entonces pensé… creo que una de las mejores sensaciones que nos puede dar la vida es esa libertad. Libertad para Seguir leyendo “LIBERTAD INTERIOR BRUTA”

CUANDO NOS FUIMOS DE DESPEDIDA

Se casa la primera y… se abre la veda. Se nos casa la primera, y de repente todo son excusas perfectas para celebrar, para brindar, para reir juntas, para emocionarnos, para coger ese avión, para empezar a dar pasitos hacia las nuevas etapas que empiezan a intuirse nada más girar la esquina. Para desearle siempre lo mejor.

Me acuerdo entonces de cuando las conocí a ellas, de cuatro ciudades distintas y un mix que jamás pensé que nos uniría tanto. Y aquí estamos. La hermana de, la amiga de, la del cole, la del cole mayor… Y yo, que de repente me acuerdo de todo. De nuestros días de cole, de nuestros días de uni, de nuestros días de «no me da la vida, no quiero currar más, playa ven a mí», de sus guardias y primeros quirófanos, de sus exámenes que todas nos sabíamos, de sus chivatazos, de sus alegrías, de sus días tristes, de sus tropiezos, de sus abrazos fuertes, de sus manos cuando más falta hacen, de los viajes, de las risas hasta volcar del sofá, de los cumples bonitos, de las aventuras locas, de los pisos compartidos, de las noches, Seguir leyendo “CUANDO NOS FUIMOS DE DESPEDIDA”

HAY UN FEMINISMO

A veces no sé si evolucionamos o involucionamos, pervirtiendo todas las causas hasta abanderarlas sin sentido o desnudarlas de todo su valor real. Las teorías avanzan con nosotros y la realidad grita a los cuatro vientos que la revolución igualitaria de la mujer ha cambiado y está cambiando.
Un día escribí que corren malos tiempos para el matiz, unas veces la palabra es bala y otras, salvavidas. Queremos la verdad, pero somos hostiles a ella; queremos realidad, pero que no duela tanto. Corren malos tiempos para el matiz pero espero que no para la libertad de opinión: siento que se miden tanto las palabras que todo se edulcora. No vaya a ser.

Hace unas semanas me emocioné con la Women’s March, que movilizó a millones de personas en 700 ciudades del mundo entero. Me emocioné mucho. Creo que ver riadas de personas que se movilizan por una causa común, justa y necesaria me parece uno de los poderes más maravillosos de este mundo en el que vivimos. Ese momento en el que muchos dejan de lado sus diferencias y convicciones para sumar fuerzas por quien lo necesita, y su poder es tan brutal que nos llena de energía y esperanza a todos los demás. Me da igual que sea un potente «no a la guerra», un valiente «no more racism» o un generoso «la historia también es de ellas».

Hoy no he venido a hablar de eso que algunos llaman feminazis, porque ese feminismo revanchista que divide el mundo en dos nada tienen que ver con el movimiento social verdadero y porque Seguir leyendo “HAY UN FEMINISMO”

LAS MEJORES ISLAS PARA PERDERSE

Sale este sol de invierno y nos venimos arriba. Deseamos veranos. Funcionamos por radiación electromagnética. Ya es (casi) primavera. Y yo, que también me vengo arriba, me teletransporto a algunas de mis islas preferidas…

Me imagino lo que sería vivir en la isla inaccesible, alejada de todo y de todos, desconectada del planeta y la vida moderna. Pero habitada. Y digo me lo imagino porque todo el que ha intentado acceder a ella ha muerto en el intento. O ha sufrido la furia de sus flechas en plena jungla. Nadie accede y nadie sobrevive. Nada se sabe de ellos, la tribu de fieros aborígenes que protege su costa, su isla y su vida desde hace más de 60.000 años.
No sabemos cuántos son. Ni qué lengua hablan o cuál es su etnia. No sabemos tampoco cuántos sobrevivieron al terrible tsunami de 2004. No quisieron ayuda. Lo que sí deben tener son unas aguas que son un tesoro… y bien protegidas por un inmenso arrecife para pescadores ilegales y valientes o para cualquier otro que se atreva a acercarse.

Y es que nada puede con ella, la isla pura, misteriosa y paleolítica, con apenas 70 kilómetros cuadrados, que se esconde en medio del Índico y que pertenece oficialmente a la India. Por cierto, su nombre Seguir leyendo “LAS MEJORES ISLAS PARA PERDERSE”

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑