Buscar

The Red Door

A veces, la vida

mes

abril 2017

EL LADO BUENO DE LAS COSAS

Cuando oigo hablar de esquelas, en vez de recorrerme una sensación oscura y que se me suban las tripas a la garganta, siempre me acuerdo de la escena final de Serendipity, cuando Jonathan Trager pasea con su amigo Dean Kansky, que le dedica la siguiente necrológica por Central Park y a golpe de Northern Sky:

«Jonathan Trager, prominente productor ejecutivo de ESPN, murió anoche a causa de las complicaciones surgidas al perder a su alma gemela y a su prometida. Tenía 35 años. De voz suave y obsesivo, Trager nunca tuvo el aspecto de un romántico, pero durante los últimos días de su vida desveló una parte desconocida de su mente, esa persona oculta casi junguiana emergió durante la búsqueda en plan Agatha Christie de su ansiada alma gemela, una mujer con la que sólo pasó unas pocas horas preciosas.
Tristemente, la investigación búsqueda terminó en la noche del sábado en un completo y absoluto fracaso. Pero a pesar de la amarga derrota, el valiente Trager seguía aferrado a la creencia de que la vida no es meramente una serie de accidentes o coincidencias sin sentido, sino más bien un tapiz de acontecimientos que culminan con un plan exquisito y sublime.
Cuando le preguntaron sobre la pérdida de su amigo, Dean Kansky, ganador de un Premio Pulitzer y director ejecutivo del New York Times, describió a Jonathan como un hombre nuevo en los últimos días de su vida. Veía las cosas más claras, observó Kansky.
Al final, Jonathan concluyó que para poder vivir en armonía con el universo, todos debemos poseer una poderosa fe en lo que los antiguos llamaban fatum, lo que comúnmente calificamos como destino». Seguir leyendo “EL LADO BUENO DE LAS COSAS”

ME GUSTA ESA GENTE

Me gusta esa gente que da sorpresas. Ésa que se ríe sin querer. Y esa otra gente que se acuerda de lo importante. Me gusta la gente que acude al rescate, la que se busca la vida y tiene iniciativa. Me gusta la gente que contagia energía. La que habla de las películas por colores, porque Her siempre será roja y Amélie, verde. Esa gente que, mientras te saca sangre para donar, te sonríe y te da las gracias más sinceras. O un abrazo. Me gusta esa gente que aprieta la mano de verdad cuando la da. Ni blandiblú ni medias tintas. La que se pringa y la que pringa por echar un cable. La que te empuja, te hace subir y subir. La que te salva. Esa gente con grandes dosis de sentido del humor. Me gusta la gente que no le echa morro, la que no arrampla con todo a su paso; porque no hace falta; porque somos muchos. Me gusta la gente que te recomienda ESE libro. La que no hace preguntas indiscretas. La que no dispara sin control. La que no se cree en posesión absoluta de la verdad, cargados de razón, por encima de todo y de todos. Me gusta la gente que asume Seguir leyendo “ME GUSTA ESA GENTE”

BARCELONA EN 3 DÍAS

Barcelona, la ciudad del Mediterráneo y de Gaudí. La ciudad de la arquitectura, sus rincones sólo suyos y su ambiente especial. La ciudad de las bicis y los azules. La ciudad de las vistas altas y el mar. La ciudad del vermut, las cocas y el pa amb tomàquet. La ciudad de la cultura, el teatro, la música en directo, el deporte. La noche sin fin. La ciudad inquieta, vanguardista, insaciable.

Barcelona ha cambiado, desde los cabarets y los vodeviles hasta el puerto y las Ramblas, pero aún quedan trazas de esa Barcelona extinguida, de otras escenas, lugares, rostros y oficios que se fueron ya… pero no del todo.
Por fin he vuelto (con otros ojos) y tiene muchísimo que ofrecer y descubrir, así que, fuera de los must que ya todos sabemos, aquí va mi top six de lo que merece la pena visitar, probar, recorrer y disfrutar!!! Seguir leyendo “BARCELONA EN 3 DÍAS”

CUANDO TE CONVERTISTE EN ADULTO

Y entonces, de repente, llega un día en el que te das cuenta. Ese día en el que las conversaciones ya no son las de antes, los planes tampoco y los objetivos menos. Te reúnes con los de siempre y de repente… nos hemos hecho mayores. Pero mayores en el mejor sentido de la palabra; no se asusten, no da miedo, más bien da alegría, poder, curiosidad, libertad y algo de vértigo, pero merece la pena.

Empecé a pensar en todo esto hace unas semanas, cuando oí en un programa despertador de la radio que la pregunta del día era: ¿en qué momento sentiste por primera vez que ya eras adulto? Yo no fui capaz de responderme a mí misma, no recuerdo un instante preciso, un día, una decisión, pero me sorprendió que había quien lo tenía realmente claro. Cuando me independicé y metí mi vida en cajas, cuando tuve mi primer sueldo, cuando sentí esto o aquello. Cuando acabé de soplar las velas de los veintitodos. Cuando hice malabares para llegar a fin de mes por primera vez. Cuando cogí ese avión. Cuando compré mi primera crema antiarrugas (¡o cuando empecé a usar cremas, directamente!). Cuando me atreví.

No lo sé, con el corazón en la mano, pero lo que sí sé es que recuerdo Seguir leyendo “CUANDO TE CONVERTISTE EN ADULTO”

Blog de WordPress.com.

Subir ↑