Buscar

The Red Door

A veces, la vida

mes

mayo 2017

VIVA LA VIDA

A veces nos atrevemos a decir que el dolor ajeno nos es indiferente, o que se lo es a los demás. Que nos pasa de largo, como algo vecino pero no propio, y lo dejamos ir con la corriente de todo lo demás para que no se nos quede dentro, para que no nos detenga, para que no nos obstaculice el paso hacia eso a lo que vamos directos y sin mirar atrás (ni al lado).

Cuando el martes nos despertó la noticia de un nuevo atentado terrorista, lo primero que pensé (creo) fue eso que escribía hace nada de que la vida te cambia en apenas unos segundos. La vida que tienes y que parece tan sólida, tan inquebrantable, tan protegida, cambia en un instante. Un instante normal. «Te sientas a cenar y la vida que conoces se acaba». Y supongo que cuando pasan este tipo de locuras, lo sentimos así más. Sales a dar un paseo, vas a un concierto, cruzas esa plaza, te sientas con amigos en una terraza, y nadie está preparado para que deje de ser así. Porque el dolor del otro también es nuestro, y debería serlo todavía más cuando se vuelve cobarde, irracional, arbitrario y contra la libertad Seguir leyendo “VIVA LA VIDA”

TODO ESO QUE QUISE DECIR

Cuando tenemos 20 años nos imaginamos con 30, con 30 nos imaginamos con 40, y con 60 nos imaginamos de vuelta a los 20. Nunca seremos tan jóvenes como hoy, y ese mantra debería acompañarnos cada día, grabado a fuego en la piel. A veces creo que no queremos mucho o poco, sólo queremos, y punto. Después de todo, los «te quiero» y los «gracias» son mejores en solitario, sin adjetivos, adverbios y adornos superfluos que los vacían y camuflan de lo importante. Siempre he pensado que los que te dicen “no pasa nada” en realidad no tienen ni idea de nada. Se puede decir mucho de una persona por cómo trata a los camareros. Y se puede decir mucho de un restaurante si el menú tiene fotos. Los tríos nunca son buenos: ni en la cama, ni entre amigos, ni en las Bermudas. Somos más las derrotas que las victorias, y más lo que tenemos que lo que perdimos por el camino. No hay nada mejor que echarle sentido del humor y ligereza a la vida, y mayonesa a las patatas fritas. Nunca pidas ensaladas en una hamburguesería, ni vayas al súper un lunes. En serio, mira siempre donde pones Seguir leyendo “TODO ESO QUE QUISE DECIR”

CAMBIO DE PLANES

«Joder, ya, pero es que hoy tendría que estar allí, cogiendo ese avión que compramos hace meses, y no aquí». Se lo oí decir a una chica el otro día a mi lado, llorando y colgada del teléfono en la consulta del médico. Es verdad, pensé, todos tendríamos que estar cogiendo aviones que no cogimos… Porque no se podía. Porque hacemos planes y luego la vida… pasa. Pasa y arrasa.

Casi todo se cumple, pero no siempre de la manera que imaginábamos o creíamos.

Porque casi nada es tan, tan importante.

Tendríamos que estar cogiendo un avión. Tendríamos que estar celebrando eso que teníamos pendiente. Tendríamos que estar allí, gastando dinero en helados y crepes y bares. Tendríamos que estar llegando. Tendríamos que ser uno más. Tendríamos que haber escogido la otra puerta. Tendríamos que haber sido más rápidos, o todo lo contrario. Tendríamos que haber elegido otra fecha, otro coche, otro destino. Pero no pudo ser. Tocó cambiar los planes, y seguro que para bien. Nos dan una noticia Seguir leyendo “CAMBIO DE PLANES”

MALAS MADRES

Hay mucho debate con esto de ser “normales”. Con ir al ritmo de nuestros amigos, de nuestra edad, de «lo que toca», de cumplir los requisitos. De sumarnos a la corriente de lo que todos hacen porque es lo que todos hacen y hay que hacerlo. ¿No? ¿Qué parte de lo que hacemos lo hacemos por moda y qué parte porque sí, porque nos gusta y nos sienta bien? Quiero pensar que gana por goleada lo segundo… pero a veces tengo mis dudas.

El domingo es el Día de la Madre y quería compartir una reflexión que he leído mucho últimamente: ser o no ser madre (o padre), esa es la cuestión. Varios personajes públicos, libros, plataformas y artículos de opinión se han hecho eco del debate de la (no)maternidad con distintos enfoques y argumentos, porque hay mujeres que no pueden o no quieren serlo, aunque hasta hace poco haya sido un tabú de esos que es mejor no comentar, no vaya a ser…
Hace poco tenía yo el mismo debate en una cena, y la verdad es que no soy capaz de decir mucho… sobre algo tan delicado, complicado y superpersonal. Ser madre es un instinto natural y animal, pero también debe ser siempre una decisión.

¿Sabes ese momento en el que vas de fiesta y te preguntan que cuándo Seguir leyendo “MALAS MADRES”

Blog de WordPress.com.

Subir ↑