Buscar

The Red Door

A veces, la vida

mes

mayo 2019

POTUS Y FLOTUS, EL LEGADO DE LOS OBAMA

POTUS y FLOTUS. FLOTUS y POTUS. Ellos son Barack y Michelle Obama, que en enero de 2009, al llegar a la Casa Blanca, se transformaron en esos acrónimos (President of the United States y First Lady of the United States) tanto para el servicio secreto como para los medios de comunicación. Él, el primer presidente afroamericano de la historia de Estados Unidos; ella, una de las mujeres más increíbles e inspiradoras.

Quién diría que una niña negra del South Side de Chicago y un niño biracial oriundo de Hawái y sin un nido familiar aparentemente estable fueran a llegar a la Casa Blanca con un mensaje de cambio, unidad y prosperidad e impulsar todo tipo de medidas ejemplares e históricas durante ocho años.

Uno de los mejores libros que he leído este año es Mi historia, autobiografía escrita por Michelle Obama. Pasó su infancia en un barrio de clase media y multirracial de Chicago, en un pequeño apartamento compartido con varios familiares, y con un padre enfermo pero muy trabajador que le transmitió su amor por el arte y la importancia de cumplir con la palabra dada, un hermano mayor apasionado del baloncesto al que estaba muy unida, y una madre especial y admirable que le enseñó desde muy pequeña a leer, a pensar por sí misma, a ser adulta y a tener voz propia. Todo lo que necesitaba estaba siempre a cinco manzanas de distancia. Desde pequeña, tuvo que hacerse un hueco allá donde iba; no sólo era negra, también era mujer y quería hacerse oír: «Pasé casi toda mi infancia oyendo el sonido del esfuerzo», así comienza Seguir leyendo “POTUS Y FLOTUS, EL LEGADO DE LOS OBAMA”

MAREAS VIVAS

No ha sonado el despertador. Ha sido un error de cálculo. Y sólo cuando es consciente de la luz que se cuela por el ventanuco de la habitación con pretensiones de camarote es capaz de entender y recordar que hoy no es lunes, ni martes, ni viernes, porque hoy es sábado. Y por eso el móvil, debidamente configurado para la rutina, no les ha despertado. Bien jugado. Dirige la mirada desorientada hacia el ventanuco y ve la persiana levantada, entonces sonríe adormilado al recordar, o más bien imaginar, por qué. Los graznidos de las gaviotas terminan por despertarle; quizá, incluso alguna haya picoteada en el ventanuco en busca de algo que sólo ellas saben. Al intentar enfocar la mirada y reconstruir los restos del naufragio, es capaz de distinguir un cuerpo de mujer tumbado a su lado y, un poco más allá, un rascacielos de ropa en el suelo, amontonada y llena de arena, unos trozos de fresa, unas cáscaras vacías, un disco de Luar na Lubre, dos chanclas desparejadas y (contemos) varias botellas de plástico a medio terminar. También una poesía escrita en la pared. Edgar Allan Poe. Y en el techo, uno de esos ventiladores de aspas gigantes.

Deciden bajar a desayunar, a ver si queda algo que echarse a la boca, porque las mañanas en un sitio como aquel están hechas para tomar café y dedicarse a la contemplación. De pronto, el viento Seguir leyendo “MAREAS VIVAS”

SEAMOS CAMELLOS SIN LÍMITES

Hace poco me ofrecieron un trabajo puntual con el que no contaba, como tantas otras cosas, y pensé que no sería capaz de hacerlo aunque sólo fueran a ser un par de horas, que era mejor rechazarlo. Pero mi buen consejero me dijo que fuera sin dudarlo a por ello, porque de las dificultades uno sale reforzado. Ese mismo día, horas más tarde, estaba corriendo mientras escuchaba el podcast de Belén Canalejo y fue como si una cinta elástica rebotara ciertas frases hacia mí justo ese día: decía algo así como que las creencias limitantes hacen que aceptemos que las cosas son así y que no podemos hacer nada por cambiarlas. Hay tantas como cada uno queramos creer: no valgo para esto, jamás podré dejar este trabajo o aspirar a algo mejor, mi memoria es malísima, a este paso nunca voy a tener pareja, no voy a conseguir aprobar las oposiciones, no soy nada creativo, el deporte no se me da bien, no soy capaz de hablar en público, esa ropa a mí no me queda bien, no soy gracioso, siempre estoy enfermo, no caigo bien a primera vista, no valgo para cocinar, siempre he sido impulsivo, a mi madre le pasa igual… Al fin y al cabo, las mil y una mentiras o barreras mentales que, como sociedad, nos hemos ido contando unos a otros, siguiendo una serie de patrones establecidos o creencias adquiridas que en muchos casos poco o nada tienen que ver con nosotros pero que, con los años, hemos ido asimilando de manera casi subconsciente hasta hacerlos nuestros.

Hay una historia que me contó mi madre y que de vez en cuando recuerdo; se llama diecinueve estacas para veinte camellos: Seguir leyendo “SEAMOS CAMELLOS SIN LÍMITES”

ON THE ROAD: CANADÁ

Cuenta Rosa Montero que ella se ha acostumbrado a clasificar los recuerdos de su vida con un cómputo de novios y de libros: “Ah, aquel viaje a Japón debió de ser en la época en la que estaba con J., poco después de escribir Te trataré como a una reina, me digo, e inmediatamente las piezas parecen colocarse en su lugar”. Nos pasa a todos, cruzamos puntos en el mapa para tratar de orientarnos, ordenar los recuerdos y delimitar los antes y después que nos han ido marcando el camino: aquello fue el año de Costa Rica, aquello otro pasó entre Carmen y Elena, o entre el Opel y el Toyota, o entre el embarazo del mayor y el pequeño. Unos se guían por los ex o los viajes para conectar los puntos y otros por las mudanzas, los coches, los hijos, los trabajos… Algo parecido fue lo que nos empujó a hacer este viaje en Semana Santa. ¿Por qué no celebramos nuestros treinta con un viaje de amigas que siempre recordemos? Cuadramos fechas, vuelos desde cuatro ciudades distintas y elegimos destino: Canadá.

Canadá es Seguir leyendo “ON THE ROAD: CANADÁ”

Blog de WordPress.com.

Subir ↑