Buscar

The Red Door

A veces, la vida

Categoría

Quesito AZUL (para los trotamundos)

VIAJAR PARA VIVIR DOS VECES

El mundo podemos verlo en cinco mil millones de fotos, reportajes y vídeos, pero hasta que no vives en directo el Lago Titicaca, Times Square, el Templo de Abu Simbel o las playas de Costa Rica no entiendes su grandeza y lo impresionantes que son todos ellos. Da igual el millón de veces que hayas visto las fotos y hayas flipado: cuando llegas allí es cuando alucinas de verdad.

Cuanto más viajo, más siento que el mundo es inmenso, y extraordinario, y heterogéneo, y todo lo que nos queda por conocer, recorrer y disfrutar de cada cultura y cada rincón. «Tal vez todos nos quedamos siempre con algún viaje pendiente, planeamos viajes cuando ya son imposibles, como si intentásemos comprar tiempo aun sabiendo que el nuestro se ha agotado y que nadie puede regalarnos ni un solo minuto más», escribía mi favorita, Milena Busquets. Seguir leyendo “VIAJAR PARA VIVIR DOS VECES”

VIVA LA VIDA

A veces nos atrevemos a decir que el dolor ajeno nos es indiferente, o que se lo es a los demás. Que nos pasa de largo, como algo vecino pero no propio, y lo dejamos ir con la corriente de todo lo demás para que no se nos quede dentro, para que no nos detenga, para que no nos obstaculice el paso hacia eso a lo que vamos directos y sin mirar atrás (ni al lado).

Cuando el martes nos despertó la noticia de un nuevo atentado terrorista, lo primero que pensé (creo) fue eso que escribía hace nada de que la vida te cambia en apenas unos segundos. La vida que tienes y que parece tan sólida, tan inquebrantable, tan protegida, cambia en un instante. Un instante normal. «Te sientas a cenar y la vida que conoces se acaba». Y supongo que cuando pasan este tipo de locuras, lo sentimos así más. Sales a dar un paseo, vas a un concierto, cruzas esa plaza, te sientas con amigos en una terraza, y nadie está preparado para que deje de ser así. Porque el dolor del otro también es nuestro, y debería serlo todavía más cuando se vuelve cobarde, irracional, arbitrario y contra la libertad Seguir leyendo “VIVA LA VIDA”

BARCELONA EN 3 DÍAS

Barcelona, la ciudad del Mediterráneo y de Gaudí. La ciudad de la arquitectura, sus rincones sólo suyos y su ambiente especial. La ciudad de las bicis y los azules. La ciudad de las vistas altas y el mar. La ciudad del vermut, las cocas y el pa amb tomàquet. La ciudad de la cultura, el teatro, la música en directo, el deporte. La noche sin fin. La ciudad inquieta, vanguardista, insaciable.

Barcelona ha cambiado, desde los cabarets y los vodeviles hasta el puerto y las Ramblas, pero aún quedan trazas de esa Barcelona extinguida, de otras escenas, lugares, rostros y oficios que se fueron ya… pero no del todo.
Por fin he vuelto (con otros ojos) y tiene muchísimo que ofrecer y descubrir, así que, fuera de los must que ya todos sabemos, aquí va mi top six de lo que merece la pena visitar, probar, recorrer y disfrutar!!! Seguir leyendo “BARCELONA EN 3 DÍAS”

CUANDO NOS FUIMOS DE DESPEDIDA

Se casa la primera y… se abre la veda. Se nos casa la primera, y de repente todo son excusas perfectas para celebrar, para brindar, para reir juntas, para emocionarnos, para coger ese avión, para empezar a dar pasitos hacia las nuevas etapas que empiezan a intuirse nada más girar la esquina. Para desearle siempre lo mejor.

Me acuerdo entonces de cuando las conocí a ellas, de cuatro ciudades distintas y un mix que jamás pensé que nos uniría tanto. Y aquí estamos. La hermana de, la amiga de, la del cole, la del cole mayor… Y yo, que de repente me acuerdo de todo. De nuestros días de cole, de nuestros días de uni, de nuestros días de «no me da la vida, no quiero currar más, playa ven a mí», de sus guardias y primeros quirófanos, de sus exámenes que todas nos sabíamos, de sus chivatazos, de sus alegrías, de sus días tristes, de sus tropiezos, de sus abrazos fuertes, de sus manos cuando más falta hacen, de los viajes, de las risas hasta volcar del sofá, de los cumples bonitos, de las aventuras locas, de los pisos compartidos, de las noches, Seguir leyendo “CUANDO NOS FUIMOS DE DESPEDIDA”

LAS MEJORES ISLAS PARA PERDERSE

Sale este sol de invierno y nos venimos arriba. Deseamos veranos. Funcionamos por radiación electromagnética. Ya es (casi) primavera. Y yo, que también me vengo arriba, me teletransporto a algunas de mis islas preferidas…

Me imagino lo que sería vivir en la isla inaccesible, alejada de todo y de todos, desconectada del planeta y la vida moderna. Pero habitada. Y digo me lo imagino porque todo el que ha intentado acceder a ella ha muerto en el intento. O ha sufrido la furia de sus flechas en plena jungla. Nadie accede y nadie sobrevive. Nada se sabe de ellos, la tribu de fieros aborígenes que protege su costa, su isla y su vida desde hace más de 60.000 años.
No sabemos cuántos son. Ni qué lengua hablan o cuál es su etnia. No sabemos tampoco cuántos sobrevivieron al terrible tsunami de 2004. No quisieron ayuda. Lo que sí deben tener son unas aguas que son un tesoro… y bien protegidas por un inmenso arrecife para pescadores ilegales y valientes o para cualquier otro que se atreva a acercarse.

Y es que nada puede con ella, la isla pura, misteriosa y paleolítica, con apenas 70 kilómetros cuadrados, que se esconde en medio del Índico y que pertenece oficialmente a la India. Por cierto, su nombre Seguir leyendo “LAS MEJORES ISLAS PARA PERDERSE”

ON THE ROAD: LA CASONA AZUL

Con la niebla que había casi no la encontramos. Veníamos de pasar un finde genial en Bilbao y ya había anochecido cuando cogimos el Volvito; la niebla era tan, tan espesa que apenas veíamos a veinte metros de distancia y mucho menos la siguiente curva, pero teníamos a nuestro GPS Sam y no había pérdida hasta la Casona Azul de Corvera, en Cantabria (¡no sé qué hacíamos antes sin ellos, de verdad!).

Nos recibieron como no podía ser de otra manera, aunque lo entendimos después: era la noche de Halloween y tenían organizado un Cluedo humano por toda la casa, el jardín y el garaje, llenos de niños, un “cuerpo” asesinado, tartas caseras, gente de la zona y un ambientazo único que nos conquistó desde ese momento. La niebla, claro, ayudó; parecía que alguien la hubiese colocado justo ahí… Seguir leyendo “ON THE ROAD: LA CASONA AZUL”

ON THE ROAD: CALIFORNIA

En California, en un coche con matrícula texana (¡no podía ser de otra manera!), sólo podía sonar música country: pollo frito, mujeres y cerveza fría by Josh Turner&cía.
A todo volumen.

Mientras, las rancheras nos adelantan a golpe de más country. Mi conductora lleva GPS incorporado y es la mejor: yo sólo canto a grito pelado y flipo con los ciervos y el paisaje. Llenamos el maletero de tomates, anacardos y pistachos entre parada y parada. Llenamos el depósito y pagamos menos que por una burger.

En cada escala desde Houston, los vuelos a Honolulu nos tientan, pero Fresno nos espera. Solazo. Carretera. Verde y más verde. Cafés en mano que quitan las legañas y saben como nunca. Coger wifi como antenas parabólicas y dar señales de vida, calculando las 9 horas de más de los que se levantan cuando nos acostamos. Seguir leyendo “ON THE ROAD: CALIFORNIA”

VACACIONISMO A LA ITALIANA

Hace poco presumía con unos amigos de las amigas que tengo y de que en los viajes jamás somos ese grupo de chicas que discute hasta por la leche que comprar en el súper o si remolonear en la playa hasta las 7 o hasta las 10. Ellos, los chicos, se miraron con la compadrería que sólo ellos tienen, y me peguntaron si habíamos probado a viajar apestando, con los brazos en jarras para compensar la falta de duchas y durmiendo en todas partes menos en una cama.
…pero la verdad, yo creo que ni aunque fuéramos las mismísimas Goonies eso cambiaría.

Nuestro viaje esta semana a la costa Amalfitana ha sido más bonito y especial de lo que imaginábamos, mejor que en cualquier peli, y más auténtico y paradisiaco que nada. Con una casa de quitar el hipo. Y entre paisajes impresionantes, playas escondidas, brindis, comida rica, olor a verano y momentos increíbles en buenísima compañía.

No éramos Jackie Onassis ni Brigitte Bardot, que se colaban a finales de los 50 por la strada statale 163, Seguir leyendo “VACACIONISMO A LA ITALIANA”

DON’T STOP ME NOW

«There’s a place I go when I’m alone, do anything I want, be anyone I wanna be. Hold it close, won’t let this go…».

A veces hay cosas que a simple vista no se ven, o no somos capaces de ver. Por muy en mayúsculas que lleguen o mucho ruido que hagan.
A veces, hay lugares, ideas y personas chocolate que se cruzan un día de repente, sin esperarlos nada, nada, pero que dan sentido y arrasan con todo, llegando incluso a crear dependencia. Como el chocolate y el anuncio del gorila.
Esos que merecen la pena y sólo suman. Ésos.

A muchas de “mis personas chocolate” las he conocido sin ninguna duda en este lugar del que hoy por fin hablo. Lo que contaba de ellas es que llegan, te hacen ser mejor o te inspiran, y luego se van. No son amigos 24/7, no hay compromisos ni etiquetas, con la gran mayoría compartí unas horas o unos días. Pero si les volviera a ver, sería igual, igual que esa semana o que ese único momento en el que me dieron perspectiva o me cuidaron.
Otras sí se han quedado. Quizá no las vea todo lo que quisiera, pero cuando nos vemos no ha pasado tanto tiempo como me creo y somos una pequeña familia a nuestro manera. Sólo nuestra. De algunos me acuerdo y de otros… tengo otro tipo de recuerdo. Muchos vivían muy, muy lejos y a otros les pongo cara pero ya no nombre; y, muchos otros, la gran mayoría, medían menos de metro y medio y me miraban desde abajo.

Podría empezar diciendo que este lugar es de mis favoritos porque no conozco nada que se le parezca. Seguir leyendo “DON’T STOP ME NOW”

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑