Buscar

The Red Door

A veces, la vida

Categoría

Quesito ROSA (Invitados especiales)

EL ARTE DE TERESA J. CUEVAS

Siempre digo que me gusta mucho la gente capaz de decir mucho con poco, esos que no necesitan lo mejor ni lo más caro del mundo para hacer verdaderas maravillas con cualquier brocha deshilachada o transmitir como nadie con la música. Esa gente, decía, que emociona, conecta y recoge lo bonito en dos sílabas, un acorde y una mancha descolorida, o que da un nuevo sentido a lo que parecía feo, roto o cotidiano sin perder su esencia (como mis patatas fritas con mayonesa jaja). Si hay algo que me encanta es buscarle las cosquillas y el lado bueno a la cara B.

Cuando hablaba de esa gente que toca música y hace fotos geniales en los descampados más feos o de esa otra que encuentra algo que el resto no vemos en edificios abandonados o en letras callejeras, decía que el ser humano tiende a buscar cosas bonitas, orden, simetría y alegrarse la vista cuando sus necesidades básicas de hombre de las cavernas están ya cubiertas. Y ahí entra el arte. Seguir leyendo “EL ARTE DE TERESA J. CUEVAS”

EL APARTAMENTO

A mi amiga (y escritora preferida) Lucía, mi rubia, la presenté ya en su día —podéis leer aquí lo que escribió sobre la felicidad, uno de los primeros posts de este blog (¡y ya van 100 con ella!). Suscribo todo lo que dije de ella y además añado que siempre me anima a seguir, a ser mejor en todo y a ver la vida con esa mirada inofensiva, genuina y alegre que sólo ella tiene.

Os dejo con El apartamento, escrito por ella, para que lo disfrutéis muchísimo, ¡¡ya huele a verano y a amigos!!

 ···

A las once en punto sonó el primer despertador. Era una de esas melodías de infarto que te dan ganas de tirar el móvil por la ventana. A las once cero cinco estalló el segundo, el tramposo. El tercero se quedó sin batería en un bolso de lentejuelas, y el cuarto renunció directamente, enterrado bajo la almohada.

El calor sofocante se colaba por la persiana y el sol todopoderoso del mediodía descubría la habitación dormida. Una cama grande y vieja que crujía cada vez que una de las seis piernas decidía moverse y un colchón de noventa encajado en el suelo, entre tacones interminables y vestidos del revés. Lo que iba a ser un fin de semana para dos se convirtió en su leonera para aquel verano.

En pocos minutos la casa entera se llenó de la música Seguir leyendo “EL APARTAMENTO”

SOMOS ESE MOVIMIENTO

Dice mi amiga Andrea que somos fuente inagotable de energía, de movimiento, de capacidad de hacer girar todo esto de la mejor manera y con el mejor espíritu posibles. Y eso me encanta y me llena a mí de esa energía. Ella es otra de esas amigas trotamundos que los de aquí echamos de menos y que están siempre poniéndose retos, buscando más allá de la propia islita, evolucionando. Ahora toca Noruega, pero hace bien poco fueron Alemania, la India, Irlanda y Europa entera. Y de cada uno de ellos creo que se ha traído un trocito, un algo único, un desayuno de esos que le vuelven loca, una foto de esas que me enamoran por especiales, un momento, una decisión, una fuerza, un cambio de rumbo.

De ella admiro la fuerza que tiene, esa garra tan suya que es a la vez pura alegría, vitalidad y sonrisas. Admiro de ella todo lo buenísimo que contagia, cómo impulsa lo que haga falta y pelea cada causa, cómo se atreve con todo sabiendo que en alguna de esas esquinas tiene que dar con algo maravilloso, y si no, se las apaña para que así sea. Seguro.
Creo además que todo lo bueno que nos une viene de Barretstown, ese lugar en el que he aprendido, vivido y disfrutado como en ningún otro; creo que ella igual.

Os dejo ya con esta preciosa reflexión de Andrea, Seguir leyendo “SOMOS ESE MOVIMIENTO”

LA CHICA DEL QUINTO

Desde que empecé esta aventura llamada The Red Door en el verano de 2015, decidí que cada cierto número de posts habría un invitado especial que escribiría en mi lugar y tendría su espacio, dejando su trocito y compartiendo algo muy suyo conmigo, con el blog y con todos los que lo leéis. Al principio todo son dudas, mieditos, vértigos, «que no, que de verdad que yo no sé escribir», pero de todos ellos supe que tenían algo que contar; y yo, feliz de que formen parte de esto. ¡Gracias!

Pues bien, hoy hay una nueva invitada especial, la octava ya, y como dice ella «mentiría si dijese…» que alguna vez lo imaginé. Leía su blog, la seguía fielmente, me encantaba (y me encanta), y no sé si antes o después descubrí que además teníamos algo más en común y que si hacía memoria me acordaba perfectamente de ella, con su melenita morena y su dulzura.

Su blog es (y transmite) mucho de todas esas cosas que me gustan. Como ella. Que merece la pena seguro, pone el alma en lo que hace, refresca sentimientos a flor de piel y se entrega a escribir sin máscaras ni filtros. Con ese ritmo suyo que hechiza, esas pausas, esas historias que enganchan, esas reflexiones desde las tripas que encienden bombillitas, esas fotos cuidadas llenas de flores, positivismo y un je ne sais quoi que repite como un eco que lo mejor siempre, siempre está por llegar. Seguir leyendo “LA CHICA DEL QUINTO”

Y DE REPENTE… LEJOS DE CASA

Últimamente ella no para. Aunque, si lo pienso bien, siempre ha sido un culo inquieto (como yo), con su risa inconfundible, grave y alegre, y con sus frases antológicas de las que soy fan, fan de póster.
Primero se fue a Túnez, luego a Londres y ahora a Burdeos. Y todo en menos de un año. Dentro de 4 meses tendrá nuevo destino, y nosotras nos morimos de ganas por seguirla, visitarla y ponernos las botas a foie, vinito y fromage. ¡Ele que sí! (como diría ella).

La mitad de las cosas (serias) que digo le hacen siempre mucha, mucha gracia. Y la otra mitad de las veces le encanta llamarme cursi o sensiblera (¡a saber por qué…!). También es esa amiga que se alegra de mis alegrías, le saca el lado bueno a lo malo o regulero, y cada viernes, sin faltar ni uno solo a su cita de sisterhood, nos manda el mismo audio a las 8 de la mañana. ¡Y que no nos falte!
Es esa amiga que asocia los jueves a mi Red Door, la que le dio nombre, la que me lee desde su rinconcito y me comparte siempre allá por donde va. Es ésa que no puede ser más VIP y esa otra que me manda regalos, libros y postales a la oficina.

Siempre creo que la conozco desde hace Seguir leyendo “Y DE REPENTE… LEJOS DE CASA”

DE MAYOR QUIERO SER COMO TÚ

A veces, a la primera no es suficiente. Por tiempos y momentos, no vemos algo hasta que después reaparece y a la segunda va la vencida y, además, a lo grande. Eso me pasó también con ella, ¡y menos mal!

Erasmus nos presentó de casualidad, gracias a una rubia única y genial que adoro (adoramos), pero ni nos enteramos. Luego nos separó como si nada y no nos presentó de verdad hasta mi primer día de trabajo, hace ya unos años.

Ahora ya lo puedo confesar: a veces creo que sólo le pedí que escribiera hoy aquí para piropearla y darle las gracias inmensas en voz alta. Por todo. Porque es un tesoro, por cómo me cuida y me calma, y porque me pone los pies en la tierra siempre y no sé cómo.

Hay amigos que conoces pero con peros… y luego hay a quien quieres y necesitas que esté cuando tus peores momentos te comen y cuando llegan las mejores alegrías. Cuando no eres tú, o cuando eres más tú que nunca. De lunes a domingo, Seguir leyendo “DE MAYOR QUIERO SER COMO TÚ”

TÚ LA LLEVAS

Dicen que sólo me falta la barba para ser aún más parecidos, pero la verdad es que cada vez somos más distintos, en el mejor sentido que esa palabra pueda tener.

De pequeño era el monstruo de las galletas y de los quesos… era el que me enseñaba cada verano a distinguir los pimientos que picaban de los que no, pasar noches en vela con Prison Break y aprenderme de memorias las alineaciones merengues. Le gusta decir que entonces era un bala perdida que se escabullía en su zulo cuando traía a casa más suspensos que asignaturas y sólo quería lucir un 7 en la espalda.
Recuerdo que luego se hizo mayor y se le empezaron a rifar aquí y allí.

Ahora, ese pequeñajo que me buscaba como loco desde la cuna, diseña trenes supersónicos que compiten con Stanford y el MIT, va de Florida a Texas, imparable, y tiene más sueños y proyectos que recuerdos.
Era el pequeño, pero para mí siempre Seguir leyendo “TÚ LA LLEVAS”

OTRA PERSPECTIVA

A veces tenemos la suerte de que nos cambien los esquemas. Y de la mejor manera, además. En apenas unas horas nos tiran abajo las etiquetas y las primeras falsas impresiones. Creemos que ése con el que nos cruzamos de vez en cuando no será más que eso, hasta que un día la película cambia: si no fuera porque mutuamente nos cuidamos y admiramos, Pat sería una de mis “personas chocolate”. Un de repente de esos que además hacen el pino por la calle.
Sin duda.
Y es que si hago memoria (y no hace tanto), no sé cómo me conoce y me quiere tan bien.

Nos conocimos en mi sitio favorito (y el suyo, volveremos juntas) y un par de libros después, 2 cafés (o pintas), un viaje de alfombra roja (el más vip) improvisado y lo bien que me sienta estar con ella, y ya no quería que se fuese. Ahora nos separan mil quinientos kilómetros y no lo parece. Siguen diciendo por ahí que si somos hermanas… Y es que hay amigos que te hacen mejorar, te ponen los pies en la tierra cuando todo se menea y se alegran más que tú cuando toca. Te entienden a escondidas.

Desde el principio supe que sería uno de los invitados especiales, porque Seguir leyendo “OTRA PERSPECTIVA”

TE COMO, MADRID

Ella es mi pie derecho, mi inseparable, y él… Él llegó hace ya tiempo y algún día montaremos un catering juntos. O algo. Cuando quiero picarle, digo eso de que en Soria sólo hay ovejas y mantequilla dulce, pero no; de eso nada. También hay cardiólogos sibaritas expertos en tartar, chuletones y lo que haga falta, que cocina de maravilla y me chiva siempre los mejores vinos. Y con ella he arreglado el mundo más de una vez de mesa en mesa y de barra en barra.

En la entrada 20 toca brindar, pero de verdad, y ponerse las botas con 2 nuevos invitados especiales, que las rutas gastro por España y las cenas en esa terraza con vistas han dado para mucho. Y ellos, juntos, tienen el mejor menú de todo Madrid.

Hoy, mientras muchos celebran Thanksgiving con un buen homenaje, os dejo con la entrada escrita por Juan y por Inés… ¡y que aproveche!

···

 [10:07h: un sábado cualquiera en Madrid]

—¡Qué gusto levantarse sin hora! ¡Bendito fin de semana! Y además parece que hace sol. ¿Estás despierta? Estoy pensando que podríamos ir a desayunar… Seguir leyendo “TE COMO, MADRID”

Blog de WordPress.com.

Subir ↑