Buscar

The Red Door

A veces, la vida

Etiqueta

Facturas

TRABAJAR ERA ESTO

Desde hace un tiempo, tengo la sensación (apocalíptica) de que a nuestra generación nos come el trabajo. Quedamos a cenar con amigos y nos quejamos (entre agotados y resignados) de que vivimos en una carrera de fondo continua, de que echamos mil horas en el trabajo sin saber si merece la pena o si dejamos escapar la felicidad por esas pequeñas grietas, de que toca trabajar ese fin de semana o perder ese viaje de puente. Que-no-nos-da-la-vida. Y nos lo contamos unos a otros para aliviar la carga, compartir entre cañas y decirnos “calma, nena, que nada es tan importante”, a lo LucíaBe.

Oía el otro día en una conferencia sobre jóvenes talentos eso tan repetido últimamente de que los millennials somos esa generación con nuevas motivaciones laborales e ideas revolucionarias para cambiar el modelo poco a poco pero sin ganas de formar parte de grandes empresas líderes de nuestro sector, sino más bien de emprender, encontrar la motivación o crear un impacto positivo en la sociedad. Mover (y cambiar) el mundo. Pero también tengo a veces la sensación de que somos esa generación heredera de la crisis Seguir leyendo “TRABAJAR ERA ESTO”

Anuncios

LAS FACTURAS Y TU VOCACIÓN

«Odio el tenis, lo detesto con una oscura y secreta pasión, y sin embargo sigo jugando porque no tengo alternativa. Y ese abismo, esa contradicción entre lo que quiero hacer y lo que de hecho hago, es la esencia de mi vida», Andre Agassi, Open.
«Odio el tenis, lo detesto con una oscura y secreta pasión, y sin embargo sigo jugando porque no tengo alternativa. Y ese abismo, esa contradicción entre lo que quiero hacer y lo que de hecho hago, es la esencia de mi vida», Andre Agassi, Open.

Después de un día de locos, infinidad de cosas aún pendientes, la cabeza a punto de explotar y la playa lejos, muy lejos, a ver quién se atreve a hablarnos de coaching, de que la vocación no es una utopía o del clásico “pero tú dedícate a lo que te haga feliz”.

Las he reformulado con el tiempo tantas veces que ya no recuerdo si eran exactamente así, pero hay 2 preguntas clave que más o menos venían a decir algo como esto:

-¿A qué te dedicarías si no te pagaran por ello?
-¿Dónde quieres estar dentro de 10 años? Piensa qué 3 cosas tienes que hacer para conseguirlo y ponte a ello.

Desde el colegio nos explican que dos más dos son cuatro, que el Big Bang fue el comienzo de todo, que los lados de un triángulo equilátero son iguales y que las carreras de ciencias son las que tienen salidas. Que el que vale, vale, y el que no, ¡a letras!

Lo que jamás nos enseñan (a mí, al menos) es que a veces Seguir leyendo “LAS FACTURAS Y TU VOCACIÓN”

Blog de WordPress.com.

Subir ↑