Buscar

The Red Door

A veces, la vida

Etiqueta

StayFoolishStayHungry

CARTA A LOS ADOLESCENTES: SOBRE EMPRENDER, ESTUDIAR Y SOÑAR

La semana pasada se formó un buen debate en la cuenta de Instagram de la escritora, fabulosa ella, Sol Aguirre. Resulta que había ido a dar una charla sobre carreras y opciones profesionales a los alumnos de Bachillerato de un colegio del centro de Madrid al que acuden sus dos hijos, algo más pequeños. Su asombro llegaba cuando niños de apenas dieciséis, diecisiete años le hablaban de “estabilidad” y “organización familiar” desde sus pupitres, donde precisamente podrían permitirse, quizá más que nunca, ese gran poder de imaginar y soñar que los demás a veces tanto echamos en falta. Y supongo que, esta vez, la culpa fue del aprendizaje por imitación.

El debate continuó aún un par de días más. ¿Es normal que los niños sólo quieran ser empresarios y abogados pese a gustarles más otras disciplinas, quizá más artísticas? ¿Estamos todos hechos para ser médicos y directores de empresa? ¿Podemos ser lo que queramos, o siempre nos dirán que es mejor elegir otro camino más “estable” y luego ya veremos? En esos momentos, no dejaba de pensar que esa situación podría ser igual de real ahora que hace 20 o 50 años. Hemos avanzado tantísimo en otros campos y parece que en esto seguimos estancados… O, al menos, con unas ideas a priori primitivas y limitadas. Decía Sol, Seguir leyendo “CARTA A LOS ADOLESCENTES: SOBRE EMPRENDER, ESTUDIAR Y SOÑAR”

TRABAJAR ERA ESTO

Desde hace un tiempo, tengo la sensación (apocalíptica) de que a nuestra generación nos come el trabajo. Quedamos a cenar con amigos y nos quejamos (entre agotados y resignados) de que vivimos en una carrera de fondo continua, de que echamos mil horas en el trabajo sin saber si merece la pena o si dejamos escapar la felicidad por esas pequeñas grietas, de que toca trabajar ese fin de semana o perder ese viaje de puente. Que-no-nos-da-la-vida. Y nos lo contamos unos a otros para aliviar la carga, compartir entre cañas y decirnos “calma, nena, que nada es tan importante”, a lo LucíaBe.

Oía el otro día en una conferencia sobre jóvenes talentos eso tan repetido últimamente de que los millennials somos esa generación con nuevas motivaciones laborales e ideas revolucionarias para cambiar el modelo poco a poco pero sin ganas de formar parte de grandes empresas líderes de nuestro sector, sino más bien de emprender, encontrar la motivación o crear un impacto positivo en la sociedad. Mover (y cambiar) el mundo. Pero también tengo a veces la sensación de que somos esa generación heredera de la crisis Seguir leyendo “TRABAJAR ERA ESTO”

Y DE REPENTE… LEJOS DE CASA

Últimamente ella no para. Aunque, si lo pienso bien, siempre ha sido un culo inquieto (como yo), con su risa inconfundible, grave y alegre, y con sus frases antológicas de las que soy fan, fan de póster.
Primero se fue a Túnez, luego a Londres y ahora a Burdeos. Y todo en menos de un año. Dentro de 4 meses tendrá nuevo destino, y nosotras nos morimos de ganas por seguirla, visitarla y ponernos las botas a foie, vinito y fromage. ¡Ele que sí! (como diría ella).

La mitad de las cosas (serias) que digo le hacen siempre mucha, mucha gracia. Y la otra mitad de las veces le encanta llamarme cursi o sensiblera (¡a saber por qué…!). También es esa amiga que se alegra de mis alegrías, le saca el lado bueno a lo malo o regulero, y cada viernes, sin faltar ni uno solo a su cita de sisterhood, nos manda el mismo audio a las 8 de la mañana. ¡Y que no nos falte!
Es esa amiga que asocia los jueves a mi Red Door, la que le dio nombre, la que me lee desde su rinconcito y me comparte siempre allá por donde va. Es ésa que no puede ser más VIP y esa otra que me manda regalos, libros y postales a la oficina.

Siempre creo que la conozco desde hace Seguir leyendo “Y DE REPENTE… LEJOS DE CASA”

LAS FACTURAS Y TU VOCACIÓN

«Odio el tenis, lo detesto con una oscura y secreta pasión, y sin embargo sigo jugando porque no tengo alternativa. Y ese abismo, esa contradicción entre lo que quiero hacer y lo que de hecho hago, es la esencia de mi vida», Andre Agassi, Open.
«Odio el tenis, lo detesto con una oscura y secreta pasión, y sin embargo sigo jugando porque no tengo alternativa. Y ese abismo, esa contradicción entre lo que quiero hacer y lo que de hecho hago, es la esencia de mi vida», Andre Agassi, Open.

Después de un día de locos, infinidad de cosas aún pendientes, la cabeza a punto de explotar y la playa lejos, muy lejos, a ver quién se atreve a hablarnos de coaching, de que la vocación no es una utopía o del clásico “pero tú dedícate a lo que te haga feliz”.

Las he reformulado con el tiempo tantas veces que ya no recuerdo si eran exactamente así, pero hay 2 preguntas clave que más o menos venían a decir algo como esto:

-¿A qué te dedicarías si no te pagaran por ello?
-¿Dónde quieres estar dentro de 10 años? Piensa qué 3 cosas tienes que hacer para conseguirlo y ponte a ello.

Desde el colegio nos explican que dos más dos son cuatro, que el Big Bang fue el comienzo de todo, que los lados de un triángulo equilátero son iguales y que las carreras de ciencias son las que tienen salidas. Que el que vale, vale, y el que no, ¡a letras!

Lo que jamás nos enseñan (a mí, al menos) es que a veces Seguir leyendo “LAS FACTURAS Y TU VOCACIÓN”

Blog de WordPress.com.

Subir ↑